Nacional Monte de Piedad. - Seguramente, como muchas otras personas, tienes diversas metas personales que te gustaría cumplir, por ejemplo: comprar o remodelar tu casa, iniciar o hacer crecer tu negocio, continuar tus estudios, ir de vacaciones o comprar un automóvil. ¿Cuáles de tus metas aún están pendientes? El ahorro podría ser una herramienta útil para lograr cumplirlas. Lo único que se necesita, es seguir unos sencillos pasos. Lo primero es tener nuestra meta clara y hacer un plan con acciones específicas para evitar que se convierta en un deseo lejano; algo que anhelamos pero no sabemos cómo conseguirlo. ¿Qué elementos debemos considerar para cumplir nuestras metas?

1. Establecer el objetivo: aquello que necesitamos o deseamos.

2. Saber cuánto dinero se requiere.

3. Establecer una fecha en la que es necesario que se cumpla la meta.

4. Saber cuánto hay que ahorrar cada día, semana o mes.

5. Si hay varios objetivos o metas, dar prioridad a las más importantes.

¿Cuándo tiene prioridad una meta? Una meta es una prioridad, cuando identificamos que genera un mayor beneficio que otra. Imagina que tienes dos metas que deseas cumplir:

a) La primera es ir de vacaciones este verano.

b) La segunda es terminar de pagar una deuda.

¿Cuál dirías que tendrá un mayor beneficio a largo plazo? Seguramente su respuesta será “terminar de pagar la deuda”. Esto es correcto, pagar la deuda sería la prioridad. Además de establecer prioridades, es importante organizar nuestras metas de acuerdo al tiempo en el que se necesitan lograr, es decir, en una línea de tiempo de corto, mediano y largo plazo.

Corto Plazo: metas que esperamos cumplir en menos de 1 año.

Mediano plazo: metas que esperamos cumplir entre 1 y 5 años.

Largo plazo: metas que esperamos cumplir en más de 5 años.

Algunos ejemplos: · Comprar un automóvil seguramente demandará un gran esfuerzo económico, ésta podría ser una meta a largo plazo. Sin embargo, ahorrar para el enganche, se convierte en una meta a corto plazo. · Comprar una casa es una meta a largo plazo, pero mejorar nuestros hábitos de consumo, disminuir gastos innecesarios y ahorrar para mejorar nuestra calidad de vida, es algo que podemos hacer en el corto plazo. Al definir prioridades y ordenar nuestras metas en el tiempo, evitaremos fracasar o pasar por momentos de frustración.

La invitación es tomarse unos minutos para planear y establecer metas de ahorro que puedas cumplir poco a poco para así, hacer realidad tus sueños.

¡El día de hoy, tienes la posibilidad de planear tu futuro en función

de lo que te gustaría tener y lograr el día de mañana!

¡Ahorra y cumple tus metas!