Sea de trabajo o de placer, una maleta que contenga todo lo que realmente necesitarás en los días que estés fuera de tu casa es parte importante de un viaje perfecto.


Al tener un equipaje ligero y funcional te ayudará a ahorrarte gastos adicionales como: extras en las aerolíneas, renta de carritos o propinas a las personas que ayudan a transportar tu maleta; así como también lo agradecerá espalda, que se librará de cargar o arrastrar tanto peso.

El medio de transporte que usarás, el clima en tu destino, el número de días que estarás fuera, el sitio en el que dormirás, si es un viaje de trabajo o esas vacaciones que has planeado durante tanto tiempo, son algunas de las cosas que debes de considerar antes de empacar.

Compartimos contigo 6 tips para que tu equipaje sea el complemento perfecto para tu experiencia de viaje:

El destino, define tu equipaje y cuánto puedes llevar


¿Te conviene llevar un Carry-On, una mochila extra-grande o una maleta gigante? La respuesta correcta depende del objetivo de tu viaje y el lugar al que irás. Si es un viaje de negocios obviamente deberás llevar más ropa y calzado formal, pero considera también los tiempos muertos que pudieras tener para incluir en el equipaje los outfits necesarios, como, por ejemplo; un traje de baño para relajarte en la alberca del hotel después de esa junta importante.

El clima y el tipo de lugar también son importantes a la hora de empacar; si es un destino cálido servirá llevar ropa ligera, clara y vaporosa, si por el contrario es frío deberás llevar ropa térmica, botas y chamarra contra el frío. En este último caso, un tip que te podemos dar es utilizar bolsas ''ahorra espacio'' (de esas que se usan para las colchas) para colocar todo lo voluminoso y ponerlo en la parte baja de la maleta.

Lleva sólo lo que realmente usarás


Evita la tentación de colocar en tu maleta ropa o zapatos que tienes en tu closet desde hace mucho tiempo, pero que nunca has usado; lo más probable es que no lo uses tampoco en tu viaje y termine por convertirse en una carga innecesaria.

Planifica el contenido de tu maleta


Días antes de empacar, prepara una lista de esas cosas que es imprescindible llevar, para que puedas revisarla y checar si falta o debes agregar algo más. Ropa, zapatos y hasta los artículos de higiene personal: organiza lo que vas a usar cada día y lleva sólo eso. Recuerda, que en el destino que sea, siempre tienes la posibilidad de usar tu tarjeta de crédito para comprar eso que olvidaste o decidiste dejar fuera de tu equipaje y realmente necesitas.

Tómate tu tiempo


Coloca sobre la cama todo lo que vas a llevar, para que visualices cada uno de tus atuendos y puedas determinar si alguna de las prendas funciona para más de una combinación. Toma en consideración:

- Incluir colores neutros, fáciles de combinar. Considera que un pantalón en color neutro puedes utilizarlo para formar varias combinaciones, con dos o tres camisas o blusas diferentes.

- Agrega accesorios funcionales. En el caso de las mujeres un par de chalinas o collares en tonos distintos, es una buena opción para darle variedad y elegancia a tu look.

- Coloca uno o dos pares de zapatos cómodos y que combinen con varios de tus atuendos. Recuerda, considerar también los que lleves puestos al momento de viajar.

- Incluye artículos de higiene personal en cantidades mínimas y envases pequeños.

Optimiza el espacio


Aquí la experiencia hace al artista; sin embargo, queremos compartirte algunas buenas prácticas de viajeros experimentados en la preparación de equipaje:

- Coloca las piezas más pesadas en la base y a los lados de tu equipaje, de manera que le den soporte al resto de tus cosas; y si se trata de objetos frágiles como botellas de vidrio, colócalas en bolsas plásticas y luego envuélvelas en ropa gruesa o toallas para evitar que se rompan.

- Maximiza los espacios: Coloca dentro de tus zapatos calcetines, accesorios y bufandas.

- Utiliza bolsas de plástico para envolver todo lo que pueda derramarse, ensuciar o manchar tu ropa (incluso los zapatos y artículos de higiene personal); si es posible incluye un par de bolsas plásticas extra y una maleta portátil adicional.

- Lleva en el equipaje de mano, además de tus documentos personales (identificaciones y tarjetas de crédito), las piezas más voluminosas como chamarras, paquetes o regalos, así como cargadores y accesorios de tus equipos electrónicos, pues ocupan gran cantidad de espacio en la maleta que vale la pena ahorrar.

Lleva en digital todo lo que no sea indispensable imprimir


Si tu viaje es de trabajo, considera llevar impreso sólo lo que es indispensable para tus reuniones; para los documentos de apoyo o referencia puedes recurrir a versiones digitales o, si es necesario, imprímelos en tu lugar de destino.

Si se trata de un viaje de placer, lleva copias impresas de todos los documentos de identificación y respaldos de tus reservas; pero también en versiones digitales a las que tengas acceso desde tu Smartphone o computadora... y si de guías de viajero se trata, descarga las versiones digitales y combínalas con los mapas y guías gratuitos que ofrecen las oficinas de turismo, hoteles y sitios de interés en cada destino.

Recuerda, el objetivo es viajar con un equipaje ligero tanto como sea posible, incluyendo en él sólo lo que sea realmente necesario para vivir la mejor experiencia. Para imprevistos y gastos no planificados, siempre tienes la opción de usar tu tarjeta de crédito.

Eso sí, trata de que la tarjeta de crédito que utilices en tu viaje esté afiliada a programas de lealtad, ofrezca beneficios cuando sea usada en viajes o con la que acumules puntos por consumos en el exterior.

Para más información visita: Educación Financiera Citibanamex